jueves, 31 de agosto de 2017

Abogado Laboralista en Valencia: Telf. 662061250

El despido objetivo es una de las modalidades mediante las cuales el empresario puede despedir legalmente a un trabajador (siempre que cumpla los requisitos). El despido objetivo lleva aparejado automáticamente el pago de una indemnización de 20 días de salario por año trabajado con un tope de 12 mensualidades.

Sin embargo, cuando el trabajador no está de acuerdo con el despido efectuado por el empresario, puede impugnarlo, y reclamar una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado, lo que supone prácticamente el doble de la indemnización por despido objetivo. Para esto, habrá que analizar las causas del despido objetivo alegadas en la carta de despido, y el cumplimiento de los requisitos legalmente exigidos.

Tres requisitos de obligado cumplimiento para el empresario:

1. Entregar al trabajador una carta de despido objetivo, notificada por escrito,

2. Cumplir con un plazo de preaviso de 15 días,

3. Poner a disposición del trabajador una indemnización reducida de 20 días de salario por año trabajado con un tope de 12 mensualidades.

En este artículo vamos a revisar sucintamente las causas de despido objetivo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en Valencia, puedes llamar al teléfono 662061250



En concreto, las CAUSAS DE DESPIDO OBJETIVO que se recogen en el art. 52 del Estatuto de los Trabajadores, son las siguientes:

Ineptitud del trabajador

La ineptitud del trabajador no se refiere al sentido peyorativo de la palabra, sino a la falta de aptitud del trabajador (física o psíquica) que impide al trabajador desarrollar sus cometidos. 

Es un requisito que dicha falta de aptitud sobrevenga con posterioridad a su contratación, o al menos, el empresario la descubra con posterioridad a su contratación, y siempre que dicha falta de aptitud, impida al trabajador realizar correctamente sus funciones profesionales.

Por ejemplo, algunos ejemplos de ineptitud sobrevenida, serían la pérdida de visión, la pérdida del carnet de conducir, la falta de titulación necesaria para desempeñar cierta profesión (aunque sea por un cambio legislativo que exige una titulación superior que el trabajador no tiene), etc. 

Falta de adaptación a las modificaciones

La empresa puede introducir modificaciones técnicas para mejorar el rendimiento de su actividad, sus sistemas de producción, etc. Por ejemplo, un nuevo programa informático, o una nueva cadena de montaje.

Es obligación del trabajador adaptarse a estas modificaciones técnicas. La empresa debe facilitarle los mecanismos de reciclaje necesarios, y otorgarle un tiempo prudencial para la adaptación, que se determina en un mínimo de 2 meses.

Transcurrido este plazo, si el trabajador no se ha adaptado a las modificaciones operadas por la empresa, puede ser despedido por la vía objetiva, cobrando la indemnización de 20 días de salario por año trabajado.

Faltas de asistencia al trabajo aún justificadas

Las faltas de asistencia al trabajo, aunque sean justificadas, pueden ocasionar el despido del trabajador con derecho a una indemnización reducida de 20 días de salario por año trabajado.

Las faltas que se precisan para despedir al trabajador son:

- El 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos. Y además del requisito anterior, las faltas de los últimos 12 meses, deben alcanzar el 5% de las jornadas hábiles. 

- El 25% de las jornadas hábiles en 4 meses discontinuos (dentro de los últimos 12 meses).

No se tienen en cuenta las faltas de asistencia por accidente de trabajo, huelga, enfermedad de larga duración, licencias y permisos retribuidos, maternidad, riesgo por embarazo, riesgo durante la lactancia o parto.

Causas económicas, técnicas, organizativas y de producción

Se trata de las causas más corrientes para alegar la amortización de puestos de trabajo.

Cuando la empresa sufre pérdidas económicas y necesita reducir su plantilla, o bien cuando la empresa atraviesa modificaciones técnicas, organizativas o de producción, que derivan en una menor necesidad de mano de obra, se pueden realizar despido objetivos o colectivos de trabajadores.

Estos despidos, se realizan con ánimo de maximizar el rendimiento y la viabilidad de la actividad empresarial. Sin embargo, la empresa debe abonar a los trabajadores despedidos, la indemnización de 20 días de salario por año trabajado.

Sin embargo, no es sencillo realizar un despido objetivo procedente, la empresa debe cumplir arduos requisitos para efectuar cada uno de estos tipos de despido. Se trata de requisitos complejos que hay que analizar con detenimiento, por lo cual, resultaría excesivo su análisis en este artículo por lo extenso de la materia.


Abogado Laboralista en Valencia: Telf. 662061250

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Valencia - Una página asociada de Laboroteca.com - Aviso Legal