miércoles, 3 de agosto de 2016

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Cuando el trabajador decide celebrar un contrato de trabajo con una empresa, lo hace motivado en buena parte, por las condiciones de trabajo, es decir, por la categoría profesional y las funciones, el salario o el sistema de remuneración (complementos salariales o extrasalariales), el horario de trabajo, el régimen de trabajo a turnos, etc.

Claro que durante el transcurso de la relación laboral, puede ocurrir que el empresario decida modificar unilateralmente las citadas condiciones de trabajo, en cuyo caso el trabajador se encontrará con una variación que puede afectar gravemente a sus intereses.

No obstante, el empresario no puede modificar las condiciones de trabajo libremente, sino que debe cumplir los requisitos de forma y justificar su medida por razones económicas, técnicas, organizativas o productivas.

La modificación empresarial debe notificarse al trabajador por escrito, indicando las nuevas condiciones, las razones por las que se toma la decisión, y la fecha de efectividad de la modificación. El plazo mínimo de notificación es de 15 días anteriores a la efectividad del cambio.

Frente a esta comunicación, si el trabajador no está conforme, tiene un plazo de 20 días para presentar su oposición. Dicho plazo no comenzará a correr hasta que el empresario comunique por escrito su decisión a los trabajadores.

En este artículo vamos a tratar los efectos de la extinción del contrato por modificación de las condiciones, es decir ¿cuándo se puede pedir? ¿qué se puede conseguir? ¿qué procedimiento se debe seguir?

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en Valencia, puedes ponerte en contacto conmigo a través del teléfono o email que encontrarás repetidamente en esta página.



La oposición del trabajador a la modificación de las condiciones de trabajo, facilita dos alternativas:

a. Impugnar la modificación y pedir la reposición de las anteriores condiciones, solicitando además, una indemnización por los perjuicios que puedan haberse causado al trabajador. Todo ello por entender que las razones alegadas por la empresa no son ciertas o no cumplen los requisitos legales.

b. Rescindir el contrato con derecho a una indemnización de 20 días de salario por año trabajado con un máximo de 9 mensualidades. En cuyo caso, además, el trabajador quedaría en situación legal de desempleo, y tendría derecho a solicitar el paro.

No obstante la posibilidad de oposición, el trabajador tiene la obligación de acatar temporalmente la modificación de las condiciones impuestas por el empresario, hasta que se resuelva el proceso de impugnación o rescisión. Es decir, tendrá que seguir trabajando temporalmente en las condiciones de trabajo impuestas por el empresario, sin perjuicio de que tiempo después, gane el juicio o llegue a un acuerdo con la empresa, que le permita recuperar sus antiguas condiciones o rescindir definitivamente su contrato de trabajo.

En caso de no acatar la modificación impuesta por el empresario, el trabajador puede incurrir en una falta de desobediencia, con los efectos disciplinarios que se prevén para dicha infracción.

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Valencia - Una página asociada de Laboroteca.com - Aviso Legal