miércoles, 31 de agosto de 2016

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

El temido despido, ese punto de inflexión en la vida profesional del trabajador, que termina con una etapa, para comenzar otra. No es el fin del mundo, sino un cambio de rumbo al cual no debe darse mayor importancia de la que tiene. Eso sí, es vital estar bien informado y tener en cuenta ciertos consejos que pueden evitar problemas de distinta índole.

Si has sido despedido -o si no lo has sido, y estás aquí simplemente para informarte- debes saber que el despido está sujeto a determinadas normas, que producen efectos jurídicos importantes; indemnización, finiquito, paro, responsabilidad civil, etc. 

Por lo tanto, debes conocer tus derechos, así como tener en cuenta una serie de consejos, todo lo cual voy a facilitarte a continuación.

Si necesitas un abogado laboralista en Valencia, para impugnar tu despido o por cualquier otro motivo, no dudes en contactar conmigo. La consulta telefónica es gratuita, además, mis honorarios son a razón del 10% + IVA sobre las cantidades finalmente conseguidas, y no tienes que pagar nada hasta el final del procedimiento.


Información básica sobre despidos

Existen varias clases de despidos, aunque los más utilizados son el despido disciplinario y el despido objetivo. El despido disciplinario se da cuando la empresa imputa al trabajador determinados incumplimientos (faltas disciplinarias). El despido objetivo se basa causas no imputables al trabajador (pérdidas económicas de la empresa).

A su vez, cualquier tipo de despido puede ser procedente o improcedente, dependiendo de si la causa o hecho en que se fundamenta el despido, es cierta y está probada o todo lo contrario. En caso de despido improcedente, el trabajador tiene derecho a una importante indemnización, de 45/33 días de salario por cada año trabajado en la empresa (o parte proporcional). Hay que reclamar la indemnización.

La forma de comunicación del despido es escrita, mediante la llamada "Carta de despido", aunque algunos empresario ni siquiera se molestan en redactarla. 

Junto a la Carta de despido, la empresa debe entregar el finiquito, que es el documento donde se recogen todas las cantidades adeudadas al trabajador.

El plazo para impugnar el despido y reclamar la indemnización es de 20 días hábiles (sin contar sábados, domingos, ni festivos). No obstante, es muy recomendable descolgar el teléfono y llamar a un abogado cuanto antes, para no dejar pasar el plazo, por si posteriormente las cosas se complican y no hay tiempo para presentar la demanda dentro de plazo.

Algunos consejos para afrontar el despido

1. La gran pregunta que se plantea todo trabajador ¿debo firmar la carta de despido? ¿debo firmar el finiquito?. Podrías firmar ambos documentos sin perder por ello, el derecho a reclamar posteriormente. No obstante, para tu tranquilidad, bajo la firma apunta "no conforme".

2. Procura no firmar ningún acuerdo privado con el empresario. Si tienes que impugnar tu despido, tiene que ser a través de demanda. Por una razón muy sencilla, puedes tener problemas con Hacienda y con el SEPE. Las indemnizaciones por despido no tributan (no se pagan impuestos) siempre que se acuerden tras presentar una demanda en el SMAC o en el Juzgado. Además, si firmas un acuerdo privado y renuncias a buena parte de la indemnización o cobras la indemnización en metálico, el SEPE puede considerar que tu despido es fraudulento y ello acarrea que te quedas sin paro y pagas una importante sanción. (más información aquí)

3. El momento más determinante del despido, suele ser la comunicación. En la comunicación el empresario o la persona delegada por éste, suelen hablar más de la cuenta. Incluso, la etapa antes de la comunicación, cuando la empresa está gestando tu despido, también es de gran importancia. Con anterioridad al despido, y en el momento de su comunicación, el trabajador puede recopilar pruebas que ayudarán a llevar a buen puerto posibles reclamaciones posteriores. Por ejemplo, si el trabajador ha solicitado una baja médica por enfermedad, y el empresario llama continuamente presionándolo para que se reincorpore al trabajo "o se va a la calle" es la perfecta oportunidad para grabarlo. Creed si os digo, que las grabaciones son las pruebas que más sentencias condenatorias consiguen.

4. La empresa tiene que demostrar las causas de tu despido. Si no demuestra dichas causas, el despido es declarado improcedente, y la empresa tiene que abonar la indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado. No obstante, tú tendrás que defenderte, así que si te hueles que van a despedirte, haz acopio de pruebas; recopila emails, haz grabaciones, fotografías, vídeos, o aduéñate de cualquier prueba a tu alcance (siempre sin cometer ilegalidades, como por ejemplo el hurto). Posteriormente evaluaremos qué pruebas conviene utilizar y cuáles no.

5. Nada de discusiones en caliente con el empresario, ni amenazas, ni mucho menos agresiones físicas o verbales. No te apropies tampoco de lo que no es tuyo, coge tus cosas y te vas. Tampoco desveles tu intención de demandar a la empresa.

6. Llama a un abogado cuanto antes (preferiblemente llámame a mí, que estoy super especializado en despidos, y te haré un buen trabajo a un precio muy cómodo de abonar para ti).

7. Pide cita previa en el SEPE (antiguo INEM) en el plazo de 15 días. Cada día que transcurra de ese plazo, te lo descontarán de tu prestación por desempleo.




Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Valencia - Una página asociada de Laboroteca.com - Aviso Legal