jueves, 2 de octubre de 2014

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Las empresas realizan despidos por simulación de enfermedad. Es una realidad que las empresas fotografíen o contraten a un investigador privado cuando tienen noticias de que uno de sus trabajadores en situación de incapacidad temporal, está realizando actividades -lúdicas, económicas, etc-, que son incompatibles con su enfermedad o bien dificultan su recuperación.

Claro que en última instancia corresponde al médico -y no al empresario- determinar qué actividades pueden ser perjudiciales para el tratamiento y la recuperación que está siguiendo el paciente. A modo de ejemplo, es corriente que los psiquiatras recomienden a sus pacientes de ansiedad o depresión, compatibilizar su tratamiento con actividades deportivas e incluso de ocio, -dentro de un límite-, que pueden ser positivas para mejorar el estado psicológico del paciente; es la llamada "terapia ocupacional".

Por tanto, no es obligatorio guardar cama para todas las enfermedades-, el trabajador puede realizar todas las actividades que desee, siempre que no perjudiquen a su recuperación. Por citar otro ejemplo, tener un brazo roto, no impide al trabajador salir a tomar un refresco o unas cañas, siempre que la cosa no vaya a mayores y pueda poner en peligro su estado físico.

En cualquier caso, simular una enfermedad o realizar actividades que sean perjudiciales o incompatibles con el diagnóstico del trabajador, es un motivo de despido disciplinario, puesto que ello, perjudica al empresario, que tiene un trabajador de baja, y se considera una transgresión de la buena fe contractual.

La modalidad de despido que se aplicaría en este caso sería despido disciplinario, lo cual conllevaría que el trabajador perdería su derecho a cobrar la indemnización por despido (siempre que los hechos sean reales y el empresario pueda demostrarlos).

No obstante el despido disciplinario no impide al trabajador reclamar el finiquito de liquidación por vacaciones no disfrutadas y pagas extraordinarias no percibidas, y otras cantidades que el empresario pueda adeudar al trabajador, como nóminas atrasadas, etc. 

El trabajador tampoco quedaría privado de solicitar la prestación por desempleo.

Algunos de estos despidos son considerados improcedentes, y el trabajador consigue la indemnización máxima por despido (45/33 días). Si consideras que la causa de tu despido es injusta, puedes ponerte en contacto conmigo a través de los datos que aparecen en cabecera. Atiendo en Castellón y Valencia.

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Valencia - Una página asociada de Laboroteca.com - Aviso Legal