lunes, 25 de agosto de 2014

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Los accidentes de trabajo son aquellos que ocurren en el puesto de trabajo y/o están relacionados con el trabajo. También se incluyen otras variantes que están relacionadas con el trabajo pero ocurren fuera del puesto de trabajo; como los accidentes in itinere, o los accidentes en misión de trabajo. 


Prestaciones económicas por accidente de trabajo
Los accidentes de trabajo por lo general gozan de mejores prestaciones y ventajas económicas. La primera a tener en cuenta, es la prestación que el trabajador accidentado cobra en caso de causar baja laboral (no poder trabajar por una lesión o enfermedad). Esta prestación económica es ligeramente superior a la percibida por accidente o enfermedad común. En este artículo podréis consultar los porcentajes del salario a cobrar.

También es posible que el Convenio colectivo complemente las prestaciones en caso de baja laboral, hasta el 100 % de la base reguladora, sería un supuesto especial.

En cualquier caso, cuando un trabajador es despedido estando de baja por accidente de trabajo o enfermedad profesional, sigue cobrando la prestación económica, sin consumir ni un ápice de paro (prestación por desempleo). Cuando el trabajador se recupere, tendrá 15 días para acudir al Inem y cobrar el paro íntegro. En este sentido, no ocurre lo mismo con un trabajador que sufre una baja por accidente o enfermedad común, pues en caso de ser despedido, seguiría cobrando la prestación, pero después se le descontaría la cantidad percibida de su prestación por desempleo, es decir, estaría consumiendo su derecho a paro.

Indemnizaciones por accidentes de trabajo
Además de lo anterior, sufrir un accidente de trabajo puede causar al trabajador una lesión permanente no invalidante, es decir, una lesión o disfunción crónica que NO le impide trabajar, sin embargo, le deja alguna secuela permanente o limita su funcionalidad (pérdida de un ojo, de dos dedos, pérdida del oído, o cualquiera similar).

En ese caso el trabajador tiene derecho a una o dos indemnizaciones, dependiendo de la culpa o negligencia del empresario, de su falta de observancia de las normas de prevención de riesgos, etc.

En cualquier caso el trabajador tiene derecho a una primera indemnización, tenga culpa o no el empresario, que corre a cuenta de la Mutua de trabajo, y que se calcula según el baremo de lesiones permanentes no invalidantes. Esa indemnización no suele superar los 6.000 €.

Lo realmente interesante es la indemnización civil que pueda generarse de un accidente de trabajo, en el cual el empresario haya actuado sin observar las normas de prevención de riesgos laborales, en cuyo caso, se generaría una buena cantidad de dinero a favor del trabajador.

Esta cantidad de dinero suele estar cubierta por los llamados seguros de convenio, que son aquellos que contrata el empresario, y que vienen impuestos como obligatorios en los Convenios colectivos, para profesiones de mayor riesgo, como la construcción o el transporte terrestre.


Incrementos en las pensiones por incapacidad permanente
Cuando el trabajador sufra un accidente de trabajo que le cause una lesión de tal gravedad que no pueda seguir trabajando y solicite una pensión por incapacidad permanente, en el caso que el empresario resultase culpable por no cumplir con la normativa en prevención de riesgos, la pensión que el trabajador perciba por dicha incapacidad, podrá ser incrementada entre un 30% y un 50%, que correrá a cargo del empresario, o de la compañía que le dé cobertura.


Si necesitáis ayuda para solucionar cualquier problema laboral, podéis contactarme al teléfono que aparece en cabecera.

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Valencia - Una página asociada de Laboroteca.com - Aviso Legal