lunes, 4 de agosto de 2014

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Uno de los despidos que más utilizan los empresarios para rebajar la indemnización del trabajador, es el despido objetivo por causas económicas. Es obvio que en situaciones de crisis las cuentas de la empresa no están para tirar cohetes, no obstante, la situación económica negativa de la empresa a la que se refiere el Estatuto de los Trabajadores, para justificar un despido objetivo precisa de unos requisitos que explicaré a lo largo de este artículo.

Con el despido objetivo por causas económicas la empresa abona al trabajador una indemnización de 20 días por año trabajado, es decir, una indemnización inferior a la del despido improcedente (45/33 días por año trabajado según la antigüedad en la empresa). Esto en la práctica puede suponer la diferencia entre cobrar 4000 € o cobrar 10.000 €, por lo cual es muy recomendable que antes de firmar ningún papel, o incluso si ya lo has firmado, te pongas en contacto con un abogado para revisar el despido (mis datos aparecen en la cabecera de este blog).


Despido objetivo improcedente
Tanto si el despido objetivo es por causas económicas, como por cualquier otra causa (organizativas, técnicas, ineptitud del trabajador, etc), son muchas las cosas que deben analizarse para poder garantizar que el despido no es improcedente.

No es aceptable que el empresario justifique el despido amparándose en la Carta de despido, con una simple reseña a "la mala situación económica de la empresa", pues la justificación del despido por causas económicas requiere de un análisis contable. Por tanto, deberemos exigir al empresario la documentación contable, y en caso de negativa por su parte, presentar la papeleta de conciliación ante el SMAC en el plazo de 20 días hábiles tras la notificación del despido.

El hecho de que un despido sea improcedente, como hemos dicho, supone obtener una indemnización mucho mayor. No existe ningún tipo de prisa para firmar el despido (aunque a veces el asesor del empresario intente presionar la firma). Un despido puede alargarse todo lo que el empresario y el trabajador deseen antes de llegar a un acuerdo.


Comparativa de documentos contables
Para que el despido objetivo por causas económicas sea procedente, y por tanto el empresario tenga derecho a rebajar la indemnización, deben analizarse los documentos contables de tres trimestres en relación con los del ejercicio anterior; por ejemplo, de la siguiente forma: 2º trimestre de 2014, en comparación con el 2º trimestre de 2013.

Esta operación debe repetirse con los tres trimestres anteriores al despido, puesto que el Estatuto de los Trabajadores en su artículos 51 y 52, exigen que las pérdida sean por tres trimestres consecutivos. Por tanto, quedaría descartado cualquier despido cuando la empresa sufra pérdidas durante un periodo de tiempo inferior a 9 meses.

Dicho esto, realmente para la empresa es complicado demostrar un despido objetivo, por lo cual, muchas empresas hacen un "despido objetivo" y terminan pagando el "despido improcedente" con la indemnización oportuna.


Razonabilidad del despido
Algunos de vosotros habréis oído hablar sobre la razonabilidad del despido, que era un criterio sometido a valoración judicial, en virtud del cual el juez evaluaba si el despido era razonable, o si realmente la empresa podía permitirse mantener al trabajador.

No hace falta profundizar más en este requisito, puesto que fue suprimido en la Reforma Laboral de 2012, por lo que ahora, el empresario puede despedir a un trabajador aunque facture 5 millones de euros anuales y tenga pérdidas de 10 € trimestrales.


Despidos objetivos fraudulentos
Algunas empresas integradas en un grupo de empresas (imaginemos empresas A, B, y C), contratan a trabajadores en la empresa A, imputando todos los beneficios a las empresas B y C, por lo cual sus documentos contables reflejan pérdidas, y pueden justificar el despido por causas económicas. En este sentido, cuando se tenga conocimiento de la existencia de varias empresas cuyos administradores coinciden, deben analizarse el caso para evitar este tipo de fraude.

También es posible el fraude mediante los movimientos de capitales al extranjero. Mientras no se pueda controlar los movimientos de dinero al extranjero, tampoco se puede garantizar que las pérdidas de una empresa son reales, y los despidos objetivos (individuales o colectivos) son legítimos y ajustados a derecho.


Si te han despedido o van a despedirte, puedes ponerte en contacto conmigo a través del número de teléfono indicado en cabecera. Tengo abogados colaboradores en todas las provincias de España, por lo cual, territorialmente no hay problema.


Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Valencia - Una página asociada de Laboroteca.com - Aviso Legal